Bynocs

Síndrome Visual Informático: una revisión de las causas oculares y posibles tratamientos

Marcos Rosenfield
Facultad de Optometría de la Universidad Estatal de Nueva York
139 PUBLICACIONES 2.687 CITAS

Resumen

El Síndrome Visual Informático, también conocido como fatiga visual digital, es la combinación de problemas oculares y de visión asociados con el uso de computadoras (incluidas las de escritorio, portátiles y tabletas) y otras pantallas electrónicas (por ejemplo, teléfonos inteligentes y dispositivos de lectura electrónicos). En el mundo actual, la visualización de pantallas digitales para actividades tanto profesionales como vocacionales es prácticamente universal. Las pantallas electrónicas digitales difieren significativamente de los materiales impresos en términos de los síntomas experimentados durante la tarea. Muchas personas pasan 10 o más horas al día viendo estas pantallas, frecuentemente sin descansos adecuados. Además, el pequeño tamaño de algunas pantallas portátiles puede requerir tamaños de fuente reducidos, lo que lleva a distancias de visualización más cercanas, lo que aumentará las demandas tanto de acomodación como de vergencia. También se han observado diferencias en los patrones de parpadeo entre las pantallas impresas y electrónicas. Se ha demostrado que la fatiga visual digital tiene un impacto significativo tanto en el confort visual como en la productividad ocupacional, ya que alrededor de 40% de adultos y hasta 80% de adolescentes pueden experimentar síntomas visuales significativos (principalmente fatiga visual, ojos cansados y secos), tanto durante como inmediatamente. después de ver pantallas electrónicas. Este artículo revisa las principales causas oculares de esta afección y analiza cómo se debe modificar el examen ocular estándar para satisfacer las demandas visuales actuales. Corresponde a todos los profesionales del cuidado de la visión tener una buena comprensión de los síntomas asociados y la fisiología subyacente de los problemas al visualizar pantallas digitales. A medida que la sociedad moderna continúa avanzando hacia un uso aún mayor de dispositivos electrónicos tanto para actividades laborales como de ocio, la incapacidad de satisfacer estos requisitos visuales presentará importantes dificultades en el estilo de vida de los pacientes.

Introducción

En el mundo moderno, ver pantallas electrónicas se ha convertido en una parte importante de la vida diaria en casa, en el trabajo, durante el tiempo libre y en movimiento. El uso de computadoras de escritorio, portátiles y tabletas, teléfonos inteligentes y dispositivos electrónicos de lectura se ha vuelto omnipresente (Rosenfield et al. 2012a). Por ejemplo, en 2011 el Departamento de Comercio de EE.UU. informó que el 96% de los trabajadores estadounidenses utilizan Internet como parte integral de su trabajo (http://2010-2014.commerce.gov/news/fact-sheets/2011/05/13 /fact-sheet-digital-literacy), y es probable que este porcentaje haya aumentado aún más desde el momento de la publicación. De hecho, si bien la "oficina sin papel" se ha pronosticado durante muchos años sin llegar a materializarse, es posible que nos estemos acercando al día en que el material impreso finalmente sea reemplazado por una alternativa digital.

La cantidad de horas que las personas ven pantallas electrónicas es considerable. Por ejemplo, en 2013 se informó que los adultos en EE. UU. pasan una media de 9,7 horas al día mirando medios digitales (incluidos ordenadores, dispositivos móviles y televisión: http://adage.com/article/digital/americans-spend- time-digital-devices-tv/243414/). Además, una investigación realizada entre más de 2.000 niños estadounidenses de entre 8 y 18 años encontró que, en un día normal, pasan aproximadamente

7,5 horas viendo medios de entretenimiento (que incluyen 4,5 horas viendo televisión, 1,5 horas en una computadora y más de una hora jugando juegos de computadora; Rideout et al. 2010). Una prueba más de la omnipresencia de la tecnología es que, en promedio, los usuarios pueden consultar sus teléfonos inteligentes unas 1.500 veces por semana o 221 veces por día (equivalente a cada
4,3 minutos, suponiendo una jornada de 16 horas: http://www.tecmark. co.uk/smartphone-usage-data-uk-2014). La evidencia de que la necesidad de comunicación instantánea es tan fuerte hoy en día proviene del hallazgo de que cuando las personas se despiertan por primera vez, 35% toman sus teléfonos, antes que el café (17%), un cepillo de dientes (13%) o su pareja (10%) (http: //newsroom.bankofamerica.com/files/doc_library/additional/2015_BAC_Trends_in_Consumer_Mobility_Report.pdf)! Esta dependencia puede incluso tener un impacto en la salud sistémica y ocular. En los niños, se ha demostrado que el aumento del tiempo frente a la pantalla, cuando se combina con una reducción de la actividad física, produce una disminución significativa en el calibre de las arteriolas retinianas (Gopinath et al. 2011).

También cabe señalar que ver pantallas electrónicas digitales no se limita a adultos, adolescentes y niños mayores. Una revisión de la literatura realizada por Vanderloo (2014) informó que los niños en edad preescolar pasan hasta 2,4 horas al día mirando pantallas electrónicas. Como resultado, la Academia Americana de

Fecha de aceptación: 17 de septiembre de 2015. Dirección para correspondencia: Prof. M Rosenfield, SUNY College of Optometry, 33 West 42nd Street, New York NY 10036, USA. [email protected]
© 2016 El Colegio de Optometristas 1

Pediatría (2013) recomendó que los niños menores de 2 años no pasen tiempo mirando pantallas electrónicas.

Dada la cantidad sustancial de horas que se dedican a ver pantallas, es motivo de gran preocupación para los optometristas que la magnitud de los síntomas oculares y visuales sea significativamente mayor cuando se ven estas pantallas digitales en comparación con los materiales impresos (Chu et al. 2011). . Aunque es difícil estimar con precisión la prevalencia de los síntomas asociados con las pantallas electrónicas, ya que tanto las condiciones de trabajo como los métodos utilizados para cuantificar los síntomas varían ampliamente, una investigación de usuarios de computadoras en la ciudad de Nueva York señaló que el 40% de los sujetos reportaron ojos cansados "al menos". la mitad del tiempo”, mientras que 32% y 31% informaron ojo seco y molestias oculares, respectivamente, con la misma frecuencia (Portello et al. 2012). Los síntomas variaron significativamente según el género (siendo mayor en las mujeres), el origen étnico (siendo mayor en los hispanos) y el uso de gotas humectantes. Se observó una correlación positiva significativa entre los síntomas visuales relacionados con la computadora y el índice de enfermedades de la superficie ocular, una medida del ojo seco. Además, una encuesta reciente de 200 niños entre 10 y 17 años de edad realizada por la Asociación Americana de Optometría indicó que 80% de los participantes informaron que les quemaban los ojos, les picaban y se sentían cansados o borrosos después de usar un dispositivo electrónico digital (http://aoa .uberflip.com/i/348635, página 20).

Estos síntomas oculares y visuales se han denominado colectivamente Síndrome Visual Informático (SVI) o fatiga ocular digital (DES). Este último término es preferible, ya que es posible que el público no considere que los dispositivos portátiles como teléfonos inteligentes y tabletas sean computadoras. Sin embargo, es importante que el optometrista pregunte a cada paciente sobre su uso de la tecnología. Un historial completo al inicio del examen debe recopilar información sobre la cantidad y el tipo de dispositivos que se utilizan y la naturaleza de las exigencias de la tarea. En la Tabla 1 se muestra una lista de áreas que deben incluirse en el historial del caso. Simplemente preguntar a los pacientes si usan una computadora y registrar esto como una respuesta de sí o no en el registro del paciente es inadecuado.

Número y tipo de dispositivos utilizados (incluidos ordenadores de sobremesa, portátiles, tabletas y teléfonos inteligentes)
Distancia de visión y ángulo de mirada para cada dispositivo
Duración del uso de cada dispositivo
Tamaño del monitor (para una computadora de escritorio, pregunte también por la cantidad de monitores que se utilizan)
Tipo de tarea que se realiza en cada dispositivo
El tamaño del detalle crítico que se observa durante la tarea.

Como se señala en el Cuadro 1, hay una serie de áreas que deben discutirse, ya que las nuevas tecnologías se utilizan de manera muy diferente a los materiales impresos tradicionales. Estas diferencias se analizan con mayor detalle a continuación.

ángulo de mirada

Una cuestión pertinente es el ángulo de mirada específico que se adopta al visualizar dispositivos digitales. Esto puede presentar un problema importante durante el examen ocular, ya que puede resultar difícil replicarlo en la sala de examen, especialmente cuando se utiliza un foróptero. Largo y col. (2014) señalaron que, si bien las computadoras de escritorio y portátiles se ven con mayor frecuencia con la mirada principal y hacia abajo, respectivamente (aunque esto puede variar con una computadora de escritorio si se utilizan varios monitores), los dispositivos portátiles como tabletas y teléfonos inteligentes pueden colocarse en casi cualquier dirección, a veces incluso mantenerse hacia un lado, lo que requiere girar la cabeza y/o el cuello. Dado que la magnitud tanto de la heteroforia (Von Noorden 1985) como de la amplitud de la acomodación (Rosenfield 1997) pueden variar significativamente con el ángulo de mirada, es importante que las pruebas se realicen utilizando condiciones que repliquen lo más fielmente posible las condiciones de trabajo habituales.
Tamano del texto
Además, el tamaño del texto observado, especialmente en dispositivos portátiles, puede ser muy pequeño. Por ejemplo, Bababekova et al. (2011) informaron un rango de exigencias de agudeza visual al visualizar una página web en un teléfono inteligente de 6/5,9 a 6/28,5 (con una media de 6/15,1). Si bien esto puede no parecer demasiado exigente, también se debe tener en cuenta que se requiere una reserva de agudeza para permitir una lectura cómoda durante un período de tiempo sostenido. Intentar leer un texto de un tamaño igual o cercano al umbral de resolución durante un intervalo prolongado puede producir una incomodidad significativa (Ko et al. 2014). Kochurova et al. (2015) demostraron que una reserva doble era apropiada para sujetos jóvenes y visualmente normales cuando leían en un ordenador portátil, es decir, para una lectura cómoda y sostenida, el tamaño del texto debería ser al menos el doble de la agudeza visual del individuo. Sin embargo, pueden ser necesarios valores más altos para pacientes mayores o personas con anomalías visuales. Por lo tanto, el texto de menor tamaño registrado por Bababekova et al. (2011) (alrededor de 6/6) requeriría una agudeza visual cercana a 6/3. Pocos profesionales, si es que hay alguno, registran una agudeza visual cercana de este grado durante un examen ocular estándar.

Destello

Algunos pacientes pueden reportar una gran incomodidad debido al deslumbramiento al ver pantallas digitales. En consecuencia, es importante que los optometristas analicen tanto la iluminación adecuada como el uso de persianas, así como la posición adecuada de la pantalla y del operador. Es probable que cualquier reflejo en la pantalla de la computadora, el equipo de escritorio y/o los dispositivos de entrada de ventanas y luminarias provoque síntomas y una pérdida de eficiencia en el trabajo. Un consejo relativamente simple sobre la colocación de pantallas de escritorio perpendiculares a los tubos fluorescentes, y no directamente delante o detrás de una ventana sin sombra, puede ser extremadamente beneficioso para el paciente. Para los pacientes mayores con medios oculares menos transparentes, los efectos del deslumbramiento pueden ser más incapacitantes. Para estas personas, una prueba clínica valiosa es medir la resolución visual en presencia de una fuente de deslumbramiento, como el probador de agudeza de brillo Marco (Marco Ophthalmic, Jacksonville, FL, EE. UU.). Para brindar consejos útiles sobre la ubicación de la iluminación localizada (como una lámpara de escritorio para una persona que necesita poder ver simultáneamente un monitor de escritorio o portátil y materiales impresos en papel), el optometrista debe realizar un interrogatorio cuidadoso sobre Los requisitos precisos de la tarea son fundamentales.

Corregir errores de refracción

Determinar la corrección refractiva adecuada para el usuario digital también presenta desafíos para el optometrista. Las distancias de trabajo requeridas pueden variar desde 70 cm (para un monitor de escritorio) hasta 17,5 cm para un teléfono inteligente (Bababekova et al. 2011; Long et al. 2014). Estas distancias corresponden a exigencias dióptricas desde 1,4D hasta 5,7D. Para el paciente con presbicia, es poco probable que un solo par de lentes correctores proporcione una visión clara en este rango dióptrico. Dada la variación en el ángulo de mirada mencionada anteriormente para diferentes dispositivos, las lentes de adición bifocales y progresivas, con la adición de cerca colocada en la parte inferior de la lente, también pueden no tener éxito. En consecuencia, puede ser necesario prescribir múltiples pares de gafas, de diferentes formatos (por ejemplo, monofocales, bifocales, trifocales) para las diversas distancias de trabajo y ángulos de mirada requeridos por el paciente. Con frecuencia son útiles las prescripciones ocupacionales, que tal vez combinen una corrección intermedia y cercana. Las lentes de adición progresiva pueden no tener éxito debido al estrecho ancho del área de lectura. Se debe tener cuidado para garantizar que las lentes de cerca prescritas para un paciente con presbicia sean apropiadas para las distancias de visión preferidas (o, en algunos casos, requeridas). Como se señaló anteriormente, con frecuencia se adoptan distancias de visualización que difieren notablemente de 40 cm (2,50 D).

Además, la corrección de pequeñas cantidades de astigmatismo puede ser importante. En dos experimentos similares, Wiggins y Daum (1991) y Wiggins et al. (1992) examinaron el efecto del astigmatismo no corregido mientras leían material en la pantalla de una computadora. En ambos estudios, los autores observaron que la presencia de 0,50-1,00D de astigmatismo no corregido producía un aumento significativo de los síntomas. Si bien el astigmatismo generalmente se corrige en los usuarios de gafas, no es inusual que los pacientes con lentes de contacto dejen pequeñas a moderadas cantidades de astigmatismo sin corregir. Dado que la presencia física de una lente de contacto en la córnea también puede exacerbar los síntomas asociados con el DES (Rosenfield 2011), puede ser particularmente importante en estos pacientes que la incomodidad visual no se agrave aún más por la presencia de astigmatismo no corregido. Además, los pacientes con menos de 1D de astigmatismo miope simple o hipermetropía simple, en los que un meridiano es emétrope, en ocasiones pueden quedar sin corregir. Además, los pacientes que compran gafas de lectura ya preparadas (esféricas) sin receta también pueden experimentar astigmatismo no corregido. Por tanto, puede ser necesario corregir el astigmatismo en aquellos pacientes cuyas demandas visuales les exigen ver información en una pantalla electrónica.

Además de la incomodidad que se experimenta al utilizar la computadora, los síntomas del DES también pueden tener un impacto económico significativo. Las molestias oculares y visuales pueden aumentar

la cantidad de errores cometidos durante una tarea informática y la necesidad de descansos más frecuentes. Las lesiones musculoesqueléticas asociadas con el uso de computadoras pueden representar al menos la mitad de todas las lesiones relacionadas con el trabajo reportadas en los EE. UU. (Bohr, 2000). De hecho, Speklé et al. (2010) señalaron que las estimaciones conservadoras del costo de los trastornos musculoesqueléticos para la economía de los EE. UU. según lo informado en 2001, medido por los costos de compensación, la pérdida de salarios y la reducción de la productividad, oscilaban entre 45 y 54 mil millones de dólares anuales o 0,81 TP3T del producto interno bruto. Además, la prevalencia de síntomas de cuello, hombros y brazos en trabajadores informáticos puede llegar a 62% (Wahlstrom 2005). Además de los costos de productividad, en 2002 se estimó que los empleadores en los EE.UU. pagaban aproximadamente $20 mil millones anualmente en compensación a los trabajadores resultantes de trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo (Chindlea 2008).

Al considerar DES específicamente, Daum et al. (2004) estimaron que la provisión de una corrección refractiva adecuada por sí sola podría producir al menos un aumento de 2,51 TP3T en la productividad. Esto daría como resultado una relación costo-beneficio muy favorable para un empleador que proporcionara gafas específicas para computadora a sus empleados. En consecuencia, está claro que el impacto económico del DES es extremadamente alto y minimizar los síntomas que reducen la eficiencia ocupacional resultará en beneficios financieros sustanciales (Rosenfield et al. 2012b).

Acomodación y convergencia

Dadas las importantes demandas de visión de cerca asociadas con la visualización de pantallas digitales, se debe incluir una evaluación integral del sistema de acomodación y vergencia para todos los usuarios de pantallas digitales. Los parámetros que se deben cuantificar se enumeran en la Tabla 2. El uso de la retinoscopia de Cross-Nott (Rosenfield 1997) y la foria asociada (es decir, un prisma para eliminar la disparidad de fijación) para evaluar la respuesta acomodativa y de vergencia real para las demandas de la tarea específica es particularmente importante. Si no se mantiene una respuesta oculomotora adecuada, se producirán síntomas y/o pérdida de una visión binocular clara y única. Si bien la evaluación de las respuestas de acomodación máxima (es decir, amplitud) y vergencia (punto cercano) es útil, estas medidas pueden no proporcionar una indicación de la respuesta real que se mantiene durante una tarea sostenida. Las pruebas que evalúan la capacidad del paciente para realizar cambios rápidos y precisos en las respuestas oculomotoras, como la facilidad de acomodación y vergencia utilizando lentes y aletas de prisma, respectivamente, son especialmente útiles para personas cuya tarea puede requerir que cambien la fijación de un estímulo distante. (tal vez viendo a través de una oficina) hasta un objetivo intermedio (como una computadora de escritorio) o cercano (ver materiales impresos o un teléfono inteligente). La prueba de gráfico de Hart, en la que los pacientes tienen que cambiar de una distancia objetivo a otra e informar cuando tienen una visión clara y única en cada distancia, es un método alternativo, y posiblemente superior, para probar la flexibilidad de la acomodación y la vergencia, en comparación con con el uso de lentes o aletas de prisma. Este método más naturalista, en el que un paciente fija detalles finos a diferentes distancias de visión, implica todas las señales del sistema oculomotor, incluidas la disparidad tónica, proximal, retiniana y el desenfoque, además de probar la interacción entre

acomodación y vergencia. Cabe señalar que la prueba de gráfico de Hart no requiere que el médico compre ningún equipo especializado. Simplemente hacer que el paciente cambie la fijación de una tabla de agudeza visual de lejos estándar a una tabla de agudeza visual de cerca mantenida a una distancia intermedia o de cerca funcionará igual de bien. Se le indica al paciente que informe cuando los detalles finos de cada gráfico parezcan claros y únicos. Se debe registrar el número de ciclos (es decir, el número de veces que el paciente es capaz de reportar una visión clara y única tanto de lejos como de cerca) que el paciente es capaz de completar en un período de 60 segundos, así como cualquier dificultad para aclararlo. uno de los objetivos rápidamente.

Ojo seco

El ojo seco ha sido citado anteriormente como uno de los principales contribuyentes al DES. Por ejemplo, Uchino et al. (2008) observaron síntomas de ojo seco en 10,1% de hombres y 21,5% de trabajadoras de oficina japonesas que utilizaban terminales de visualización. Además, los períodos más prolongados de trabajo con el ordenador también se asociaron con una mayor prevalencia de ojo seco (Rossignol et al. 1987). En una extensa revisión, Blehm et al. (2005) observaron que los usuarios de computadoras a menudo reportan sequedad ocular, ardor y sensación de arenilla después de un período prolongado de trabajo. Rosenfield (2011) sugirió que estos síntomas relacionados con la superficie ocular pueden deberse a uno o más de los siguientes factores:
1. Factores ambientales que producen el secado corneal. Estos podrían incluir baja humedad ambiental, altas configuraciones de calefacción o aire acondicionado de aire forzado o el uso de ventiladores, exceso de electricidad estática o contaminantes en el aire.
2. Mayor exposición corneal. Las computadoras de escritorio se usan comúnmente con los ojos en la posición principal, mientras que el texto impreso se lee más comúnmente con los ojos bajados. La mayor exposición corneal asociada con el ángulo de mirada más alto también podría resultar en una mayor tasa de evaporación de las lágrimas. También cabe señalar que las computadoras portátiles se usan más comúnmente con la mirada hacia abajo, mientras que tanto las tabletas como los teléfonos inteligentes se pueden sostener con la mirada principal o hacia abajo.
3. Edad y sexo. La prevalencia del ojo seco aumenta con la edad y es mayor en mujeres que en hombres (Gayton 2009; Salibello y Nilsen 1995; Schaumberg et al. 2003).
4. Enfermedades sistémicas y medicamentos. Moss y cols. (2000, 2008) informaron que la incidencia de ojo seco era mayor en sujetos con artritis, alergia o enfermedad de la tiroides no tratados con hormonas. Además, la incidencia fue mayor en personas que tomaban antihistamínicos, ansiolíticos, antidepresivos, esteroides orales o vitaminas, así como en aquellos con una peor autoevaluación de salud. Quizás sea sorprendente que se haya encontrado una menor incidencia de ojo seco con niveles más altos de consumo de alcohol.

Frecuencia de parpadeo

Otra explicación de la mayor prevalencia de síntomas de ojo seco al mirar pantallas digitales puede deberse a cambios en los patrones de parpadeo. Varias investigaciones han informado que la velocidad de parpadeo se reduce durante el funcionamiento de la computadora (Patel et al. 1991; Schlote et al. 2004; Tsubota y Nakamori 1993; Wong et al. 2002). Por ejemplo, Tsubota y Nakamori (1993) compararon la tasa de parpadeo en 104 trabajadores de oficina cuando estaban relajados, leyendo un libro o viendo un texto en una pantalla electrónica. La frecuencia media de parpadeo fue de 22/minuto mientras estaba relajado, pero sólo de 10/minuto y 7/minuto cuando miraba el libro o la pantalla, respectivamente. Sin embargo, estas tres condiciones de prueba variaron no sólo en el método de presentación, sino también en el formato de la tarea. Se ha observado que la frecuencia de parpadeo disminuye a medida que se reducen el tamaño de la fuente y el contraste (Gowrisankaran et al. 2007), o aumenta la demanda cognitiva de la tarea.

(Cardona et al. 2011; Himebaugh et al. 2009; Jansen et al. 2010). Por lo tanto, las diferencias observadas por Tsubota y Nakamori pueden estar relacionadas con cambios en la dificultad de la tarea, en lugar de ser una consecuencia del cambio del material impreso a una pantalla electrónica. De hecho, un estudio reciente en nuestro laboratorio comparó las tasas de parpadeo al leer texto idéntico en la pantalla de una computadora de escritorio versus materiales impresos (Chu et al. 2014). No se encontró ninguna diferencia significativa en las tasas medias de parpadeo, lo que llevó a la conclusión de que era más probable que las diferencias observadas previamente se produjeran por cambios en la demanda cognitiva que por el método de presentación.

Si bien el uso de la pantalla puede no alterar el número total de parpadeos, Chu et al. (2014) observaron un porcentaje significativamente mayor de parpadeos incompletos cuando los sujetos leían desde una computadora (7.02%) en comparación con la lectura de materiales impresos (4.33%). Sin embargo, no está claro si los cambios en la demanda cognitiva también alteran el porcentaje de parpadeos incompletos. Esto puede ser importante, dado que se encontró una correlación significativa entre las puntuaciones de los síntomas posteriores a la tarea y el porcentaje de parpadeos considerados incompletos (Chu et al. 2014). Curiosamente, aumentar la frecuencia general de parpadeo (mediante una señal audible) no produce una reducción significativa de los síntomas del DES (Rosenfield y Portello 2015). Esto podría implicar que es la presencia de parpadeos incompletos, más que cambios en la frecuencia general de parpadeo, la responsable de los síntomas. McMonnies (2007) informó que un parpadeo incompleto conduciría a una reducción del espesor de la capa lagrimal sobre la córnea inferior, lo que resultaría en una evaporación significativa y ruptura de la lágrima. El trabajo actual en nuestro laboratorio está examinando el efecto de los ejercicios de eficiencia del parpadeo para reducir la tasa de parpadeo incompleto sobre los síntomas del DES.

astenopía

En una revisión de la astenopía, Sheedy et al. (2003) observaron que los síntomas comúnmente asociados con este término de diagnóstico incluían fatiga ocular, malestar, ardor, irritación, dolor, dolor de ojos, diplopía, fotofobia, visión borrosa, picazón, lagrimeo, sequedad y sensación de cuerpo extraño. Mientras investigaban el efecto de varias condiciones que inducen síntomas sobre la astenopía, estos autores determinaron que existían dos categorías amplias de síntomas. El primer grupo, denominado síntomas externos, incluía ardor, irritación, sequedad ocular y lagrimeo, y estaba relacionado con el ojo seco. El segundo grupo, denominado síntomas internos, incluía fatiga visual, dolor de cabeza, dolor ocular, diplopía y visión borrosa, y generalmente es causado por anomalías refractivas, acomodativas o de vergencia. En consecuencia, los autores propusieron que el problema subyacente podría identificarse mediante la ubicación y/o descripción de los síntomas.

Se ha sugerido que la peor calidad de imagen de la pantalla electrónica, en comparación con los materiales impresos, puede ser responsable del cambio en la velocidad de parpadeo (Chu et al. 2011). Sin embargo, Gowrisankaran et al. (2012) observaron que degradar la calidad de la imagen induciendo 1,00D de astigmatismo no corregido o presentando el objetivo con un contraste de solo 7% no producía un cambio significativo en la frecuencia de parpadeo para un nivel determinado de carga cognitiva. Además, Gowrisankaran et al. (2007) informaron que el error refractivo inducido, el deslumbramiento,

la reducción del contraste y el estrés acomodativo (variando el estímulo acomodativo en ±1,50D durante el curso de la tarea) en realidad produjeron un aumento en la velocidad de parpadeo. Además, Miyake-Kashima et al. (2005) descubrieron que la introducción de una película antirreflectante sobre un monitor de computadora para reducir el deslumbramiento producía una reducción significativa en la tasa de parpadeo. Por lo tanto, no parece que la pantalla digital en sí represente un estímulo visual degradado que sea responsable de cambios significativos en la velocidad de parpadeo.

La hipótesis de la luz azul

Recientemente se ha sugerido que la luz azul emitida por las pantallas digitales puede ser la causa del DES, aunque no hay evidencia publicada que respalde esta afirmación. Generalmente se considera que la luz azul comprende longitudes de onda entre
380 y aproximadamente 500 nm. Afortunadamente, la retina humana está protegida de la radiación de longitud de onda corta, que es particularmente dañina, por la córnea que absorbe longitudes de onda por debajo de 295 nm y el cristalino que absorbe por debajo de 400 nm (Margrain et al. 2004). Sin embargo, las longitudes de onda más cortas tienen mayor energía y, por lo tanto, los tiempos de exposición reducidos aún pueden provocar daños fotoquímicos. La luz azul visible puede llegar fácilmente a la retina y causar estrés oxidativo en los segmentos externos de los fotorreceptores, así como en el epitelio pigmentario de la retina. Estos factores han sido implicados en el desarrollo de la degeneración macular relacionada con la edad (Taylor et al. 1990). Ciertos grupos pueden ser particularmente susceptibles al daño de la luz azul, como los niños (debido a la transparencia de su cristalino) y los individuos tanto afáquicos como pseudofáquicos que no pueden filtrar longitudes de onda cortas o no lo hacen adecuadamente.

Además, se ha informado ampliamente que la exposición a la luz azul está implicada en la regulación del ritmo circadiano y el ciclo del sueño, y los entornos con luz irregular pueden provocar privación del sueño, lo que posiblemente afecte el estado de ánimo y el desempeño de las tareas (ver LeGates et al. 2014). De hecho, se ha propuesto que el uso de dispositivos electrónicos por parte de los adolescentes, especialmente durante la noche, conduce a un mayor riesgo de una duración del sueño más corta, una latencia de inicio del sueño más prolongada y una mayor deficiencia del sueño (Hysing et al. 2015). En consecuencia, se ha propuesto el uso de lentes para gafas que contienen filtros para reducir la transmisión de la luz azul como una posible modalidad de tratamiento para el DES. Sin embargo, cabe señalar que la exposición a la luz solar proporciona mucha más iluminación en comparación con cualquier forma de iluminación artificial. Por ejemplo, si bien la luz solar puede variar entre 6.000 y 70.000 lux (Wang et al. 2015), su producción supera los niveles típicos de iluminación artificial en un factor de 100 veces o más. Además, la cantidad de radiación de longitud de onda corta que emiten las pantallas digitales es mucho menor que la de la mayoría de las fuentes de luz artificial.

Sin embargo, un estudio reciente de Cheng et al. (2014) sugirieron que puede haber algún beneficio al usar filtros azules durante una tarea en la computadora. Estos autores examinaron el efecto de los filtros azules de baja, media y alta densidad (en forma de gafas envolventes) usados durante el trabajo con la computadora en grupos de sujetos con ojo seco y normales (n = 20 para cada grupo). Observaron una reducción significativa de los síntomas relacionados con el DES en el grupo con ojo seco (pero no en el grupo normal).

asignaturas). Este efecto se observó para todas las densidades de filtro. Sin embargo, el estudio no incluyó una condición de control, por lo que no se puede descartar un efecto placebo, en el que los sujetos eran conscientes de que estaban recibiendo tratamiento. Además, las gafas envolventes pueden haber reducido la evaporación de las lágrimas en los sujetos con ojos secos. Dado que actualmente se comercializan varias lentes con filtro azul específicamente para el tratamiento del DES (por ejemplo, Hoya Blue Control, SeeCoat Blue (Nikon) y Crizal Prevencia (Essilor)), se requieren más investigaciones para determinar tanto la eficacia como el mecanismo de acción de estos filtros.

Tecnología usable

Es probable que el área de la tecnología portátil se expanda dramáticamente en los próximos 5 a 10 años. En el momento de escribir este artículo, Google Glass (Figura 1), que proyectaba una imagen virtual en el campo temporal superior del ojo derecho, ya no se comercializa para el público en general. Sin embargo, parece probable que en el futuro estén disponibles productos similares. Estos pueden presentar problemas importantes para el optometrista. Por ejemplo, en el caso de Google Glass, la imagen sólo fue vista por un ojo, creando así la posibilidad de rivalidad binocular e interferencia visual (donde dos imágenes no se distinguen claramente entre sí). Curiosamente, hubo muchos informes anecdóticos de dolores de cabeza y otros síntomas visuales cuando las personas usaron el dispositivo por primera vez. Además, produjo una pérdida significativa del campo visual en la mirada superior derecha (Ianchulev et al. 2014). Un sujeto que conducía, operaba maquinaria o estaba en movimiento podría verse grave y peligrosamente afectado por esta pérdida de campo visual.

Mientras que este tipo de pantalla frontal solo estaba disponible en la aviación militar y comercial, ahora se encuentran en vehículos de motor para ayudar con la navegación (Figura 2). Sus ventajas son que reducen el número de movimientos oculares que se alejan de la dirección de viaje (Tangmanee y Teeravarunyou 2012). Sin embargo, también pueden dar lugar a estímulos múltiples y contradictorios si la imagen proyectada se encuentra en una dirección o distancia percibida diferente del objetivo de fijación real. Otras formas de tecnología portátil pueden presentar problemas diferentes. Por ejemplo, las pantallas montadas en la muñeca, como el Apple Watch (Apple, Cupertino, CA, EE. UU.: Figura 3) pueden presentar tamaños extremadamente pequeños.

texto debido al área limitada de la pantalla (aproximadamente 3,3 cm por 4,2 cm).

Sin embargo, puede haber un valor significativo para la tecnología montada en gafas en personas discapacitadas que requieren un dispositivo de manos libres, como por ejemplo para proporcionar reconocimiento facial a personas con discapacidad visual y para monitorear ojos y cabeza.

movimientos en pacientes con enfermedad de Parkinson (McNaney et al. 2014). Parece casi seguro que el uso de tecnología portátil aumentará rápidamente en los próximos años, y los diseñadores de monturas de gafas ya están desarrollando opciones más atractivas para adaptarse a este tipo de dispositivos.

En muchos aspectos, los conflictos visuales descritos con el tipo de dispositivo Google Glass no son diferentes de los que experimentan los usuarios de telescopios bióticos montados en gafas, donde el dispositivo telescópico está montado en lo alto de la lente portadora, de modo que el paciente puede moverse. mientras usa el dispositivo, pero aún puede usar el telescopio cuando sea necesario para "detectar" un objetivo a distancia más detallado. De hecho, el uso de cámaras de vídeo montadas en gafas puede volverse más común en personas con visión normal. Por ejemplo, varias fuerzas policiales ya los utilizan para registrar las acciones de los agentes. A medida que la tecnología se desarrolla y se hace más pequeña, uno podría fácilmente imaginar una cámara de video escondida dentro de una montura o lente de gafas, y su imagen transmitida de forma inalámbrica a una grabadora (tal vez un teléfono inteligente en el bolsillo) o a una ubicación remota, donde pueda ser visto en tiempo real por un tercero. Si bien esto podría ser valioso para la capacitación de un nuevo empleado (sería una excelente manera de registrar un examen realizado por un estudiante de optometrista para su posterior revisión) o para ayudar a un colega lejos de su ubicación real, las implicaciones de seguridad y privacidad de ser grabado por alguien que lleva un dispositivo invisible también son considerables (Rosenfield 2014).

Conclusión

Es posible que la revolución tecnológica que estamos viviendo ahora sea vista en el futuro como equivalente a la revolución industrial de principios del siglo XIX. Si bien estos últimos vieron el desarrollo de capacidades de fabricación debido a la mejora de los procesos de producción de hierro, el aprovechamiento de la energía del vapor y el desarrollo de los ferrocarriles, esta expansión proviene de la comunicación casi instantánea en todo el mundo y del acceso a vastas fuentes de información. Es evidente que la tecnología llegó para quedarse. Sin embargo, las demandas visuales de hoy son muy diferentes de las del pasado. Los dispositivos electrónicos digitales se diferencian significativamente de los materiales impresos en cuanto a su distancia de visión, el ángulo de mirada requerido, el grado de los síntomas y los patrones de parpadeo. En consecuencia, el examen ocular debe modificarse para satisfacer estas nuevas demandas.

Otra cuestión a considerar es el creciente número de personas mayores en la población de Europa occidental y América del Norte (Rosenthal 2009). Por ejemplo, durante el período de 1985 a 2010, la edad media de la población del Reino Unido aumentó de 35,4 años a 39,7 años. Se prevé que esta edad media será superior a 42 años en 2035. Además, para 2035 se prevé que aproximadamente 231 TP3T de la población total del Reino Unido tendrán 65 años o más (http://www.ons.gov.uk /ons/dcp171776_258607.pdf). En consecuencia, parece probable que la prevalencia de fatiga ocular reportada continúe aumentando al mismo tiempo que este aumento en el número de personas mayores, con los aumentos relacionados con la edad en hipermetropía, astigmatismo y ojo seco.

y pérdida de transparencia de los medios, sin mencionar que todos estos individuos tendrán presbicia.

Dado el número notablemente alto de horas por día que muchas (o quizás la mayoría) de las personas pasan ahora viendo textos pequeños en pantallas electrónicas a distancias de trabajo cercanas y con diferentes ángulos de mirada, corresponde a todos los profesionales de la visión tener una buena comprensión de los síntomas. asociados con el DES y la fisiología subyacente. A medida que la sociedad moderna continúa avanzando hacia un mayor uso de dispositivos electrónicos tanto para actividades laborales como de ocio, parece probable que las demandas visuales que requieren estas unidades sigan aumentando. La incapacidad de satisfacer estos requisitos visuales presentará importantes dificultades en el estilo de vida de los pacientes, así como una considerable insatisfacción y frustración.

Resumen

El síndrome de visión por computadora, también conocido como fatiga visual digital, es la combinación de problemas oculares y de visión asociados con el uso de computadoras y otras pantallas electrónicas. Hoy en día, muchas personas pasan muchas horas viendo estas pantallas. Sin embargo, las demandas visuales difieren significativamente de las presentadas por los materiales impresos tradicionales, con el resultado de que hasta un 80% de usuarios reportan síntomas significativos tanto durante como inmediatamente después de ver pantallas electrónicas. Este artículo revisa las principales causas oculares de esta afección y analiza cómo se debe modificar el examen ocular estándar para satisfacer las demandas visuales actuales.

Conflicto de intereses
El autor no tiene ningún interés financiero en ninguno de los productos descritos en este artículo.

Referencias

■■Academia Estadounidense de Pediatría – Consejo de Comunicaciones y Medios (2013) Niños, adolescentes y los medios. Pediatría 132, 958–61
■■Bababekova Y, Rosenfield M, Huang RR et al. (2011) Tamaño de fuente y distancia de visualización de teléfonos inteligentes portátiles. Optom Vis Ciencia 88, 795–7
■■Blehm C, Vishnu S, Khattak A et al. (2005) Síndrome de visión por computadora: una revisión. Oftalmol de supervivencia 50, 253–62
■■Bohr PC (2000) Eficacia de la educación en ergonomía de oficina.
J Occupat Rehab 10, 243–55
■■Cardona G, Garia C, Serés C et al. (2011) Velocidad de parpadeo, amplitud de parpadeo e integridad de la película lagrimal durante tareas dinámicas del terminal de visualización visual. Curr Eye Res 36, 190–7
■■Cheng MH, Chen ST, Hsiang-Jui L et al. (2014) ¿El filtro de luz azul mejora el síndrome de visión por computadora en pacientes con ojo seco? Ciencias de la vida J 11, 612–15
■■Chindlea GG (2008) Sobre un puesto de trabajo saludable. Universidad Ann Oradea VII, 1998–2005

■■Chu C, Rosenfield M, Portello JK et al. (2011) Síndrome de visión por computadora: copia impresa versus visualización por computadora. Ophthal Physiol Opción 31, 29–32
■■Chu CA, Rosenfield M, Portello JK (2014) Patrones de parpadeo: lectura desde la pantalla de una computadora versus copia impresa. Optom Vis Ciencia 91, 297–302
■■Daum KM, Clore KA, Simms SS et al. (2004) Productividad asociada al estado visual de los usuarios de computadoras. Optometría 75, 33–47
■■Gayton JL (2009) Etiología, prevalencia y tratamiento de la enfermedad del ojo seco. Clin Oftalmol 3, 405-12
■■Gopinath B, Baur LA, Wang JJ et al. (2011) Influencia de la actividad física y el tiempo frente a la pantalla en la microvasculatura retiniana en niños pequeños. Trombo arterioscler Vasc Biol 31, 1233–9
■■Gowrisankaran S, Sheedy JE, Hayes JR (2007) Respuesta del estrabismo del párpado a condiciones que inducen astenopía. Optom Vis Ciencia 84, 611–19
■■Gowrisankaran S, Nahar NK, Hayes JR et al. (2012) Astenopía y tasa de parpadeo bajo cargas visuales y cognitivas. Optom Vis Ciencia 89, 97-104
■■Himebaugh NL, Begley CG, Bradley A et al. (2009) Parpadeo y ruptura de lágrimas durante cuatro tareas visuales. Optom Vis Ciencia 86, 106-14
■■Hysing M, Pallesen S, Stormak KM et al. (2015) Sueño y uso de dispositivos electrónicos en la adolescencia: resultados de un gran estudio poblacional. BMJ Abierto 5, e006748
■■Ianchulev T, Minckler DS, Hoskins HD et al. (2014) Tecnología portátil con pantallas montadas en la cabeza y función visual. JAMA 312, 1799–801
■■Jansen ME, Begley CG, Himebaugh NH et al. (2010) Efecto del uso de lentes de contacto y una tarea cercana sobre la ruptura de la película lagrimal. Optom Vis Ciencia 87, 350–7
■■Ko P, Mohapatra A, Bailey IL et al. (2014) Efecto del tamaño de fuente y el brillo en las tareas informáticas en adultos jóvenes y mayores. Optom Vis Ciencia 91, 682–9
■■Kochurova O, Portello JK, Rosenfield M (2015) ¿Es apropiada la regla de lectura 3x para usuarios de computadoras? Muestra 38, 38–43
■■LeGates TA, Fernandez DC, Hattar S (2014) La luz como modulador central de los ritmos circadianos, el sueño y el afecto. Nat Rev Neurosci 15, 443–54
■■Long J, Rosenfield M, Helland M et al. (2014) Estándares de ergonomía visual para entornos de oficina contemporáneos. Ergonomía Agosto 10, 1–7
■■Margrain TH, Boulton M, Marshall J et al. (2004) ¿Los filtros de luz azul confieren protección contra la degeneración macular relacionada con la edad? Prog Retin Eye Res 23, 523–31
■■McMonnies CW (2007) Parpadeo incompleto: queratopatía por exposición, epiteliopatía en limpiaparabrisas, ojo seco, cirugía refractiva y lentes de contacto secos. Lentes de contacto Ant Eye 30, 37–51
■■McNaney POR, Vines J, Roggen D et al. (2014) Explorando la aceptabilidad de Google Glass como dispositivo de asistencia diaria para personas con Parkinson. En: Actas de la Conferencia SIGCHI sobre factores humanos en sistemas informáticos. Nueva York: ACM, págs. 2551–4

■■Miyake-Kashima M, Dogru M, Nojima T et al. (2005) El efecto del uso de películas antirreflectantes sobre la velocidad de parpadeo y los síntomas astenópicos durante el trabajo con terminal de visualización visual. Córnea 24: 567–70
■■Moss SE, Klein R, Klein BEK (2000) Prevalencia y factores de riesgo del síndrome del ojo seco. Arco Oftalmol 118, 1264–8
■■Moss SE, Klein R, Klein BEK (2008) Incidencia a largo plazo de ojo seco en una población de mayor edad. Optom Vis Ciencia 85, 668–74
■■Patel S, Henderson R, Bradley L et al. (1991) Efecto del uso de unidades de visualización visual sobre la velocidad de parpadeo y la estabilidad de las lágrimas. Optom Vis Ciencia 68, 888–92
■■Portello JK, Rosenfield M, Bababekova Y et al. (2012) Síntomas visuales relacionados con la computadora en trabajadores de oficina. Oftal Physiol Opción 32, 375–82
■■Rideout VJ, Foehr UG, Roberts DF (2010) Generación M2: Los medios en la vida de los jóvenes de 8 a 18 años. Menlo Park, CA: Fundación de la Familia Kaiser
■■Rosenfield M (1997) Alojamiento. En: Zadnik K (ed.) El examen ocular: mediciones y hallazgos. Filadelfia, PA: WB Saunders, págs. 87-121
■■Rosenfield M (2011) Síndrome de visión por computadora: una revisión de las causas oculares y los posibles tratamientos. Oftal Physiol Opción 31, 502–15
■■Rosenfield M (2014) Lentes para gafas del futuro. Óptico
233, 22-4
■■Rosenfield M, Portello JK (2015) Síndrome de visión por computadora y frecuencia de parpadeo. Curr Eye Res 14, 1-2
■■Rosenfield M, Howarth PA, Sheedy JE et al. (2012a) Visualizaciones de visión y TI: un mundo visual completamente nuevo. Oftal Physiol Opt. 32, 363–6
■■Rosenfield M, Hue JE, Huang RR et al. (2012b) Astigmatismo no corregido, síntomas y desempeño de tareas durante la lectura en computadora. Oftal Physiol Opción 32, 142–8
■■Rosenthal BP (2009) Envejecimiento de la población. En: Rosenfield M, Logan N (eds) Optometría: ciencia, técnicas y gestión clínica. Edimburgo: Butterworth-Heinemann; 2009: págs. 499–511
■■Rossignol AM, Morse EP, Summers VM et al. (1987) Uso de terminales de visualización y síntomas de salud informados entre los trabajadores administrativos de Massachusetts. J Occup Med 29, 112-18
■■Salibello C, Nilsen E (1995) ¿Existe un paciente típico con TVD?
Un análisis demográfico. Asociación J Am Optom 66, 479–83
■■Schaumberg DA, Sullivan DA, Buring JE et al. (2003) Prevalencia del síndrome del ojo seco entre mujeres estadounidenses. Soy J Oftalmol 136, 318–26
■■Schlote T, Kadner G, Freudenthaler N (2004) Reducción marcada y patrones distintos de parpadeo en pacientes con ojos moderadamente secos durante el uso de terminales de visualización de video. Graefes Arch Clin Exp Ophthalmol 242, 306–12
■■Sheedy JE, Hayes J, Engle J (2003) ¿Todas las astenopías son iguales?
Optom Vis Ciencia 80, 732–9

■■Speklé EM, Heinrich J, Hoozemans MJM et al. (2010) La rentabilidad del programa de intervención RSI QuickScan para trabajadores informáticos: resultados de una evaluación económica junto con un ensayo controlado aleatorio. Trastorno musculoesquelético BMC 11, 259–70
■■Tangmanee K, Teeravarunyou S (2012) Efectos de las flechas guiadas en la pantalla frontal hacia el parabrisas del vehículo. Conferencia de la Red de Sociedades de Ergonomía (SEANES), 2012 Sudeste Asiático. IEEE Xplore 1–6
■■Taylor HR, Muñoz B, West S et al. (1990) Luz visible y riesgo de degeneración macular relacionada con la edad. Trans Am Oftalmol Soc 88, 163–78
■■Tsubota K, Nakamori K (1993) Ojos secos y terminales de visualización de vídeo. N Inglés J Med 328, 584–5
■■Uchino M, Schaumberg DA, Dogru M et al. (2008) Prevalencia de la enfermedad del ojo seco entre los usuarios de terminales de visualización japoneses. Oftalmología 115, 1982–98
■■Vanderloo LM (2014) Visualización de pantallas entre niños en edad preescolar en guarderías: una revisión sistemática. BMC Pediatr 14, 205-20
■■Von Noorden GK (1985) Visión binocular y motilidad ocular de Burian-Von Noorden. Teoría y tratamiento del estrabismo (3ª ed.). San Luis: CV Mosby; 1985: págs. 329–42
■■Wahlstrom J (2005) Ergonomía, trastornos musculoesqueléticos y trabajo con computadora. Ocupar Med 55, 168–76
■■Wang Y, Ding H, Stell WK et al. (2015) La exposición a la luz solar reduce el riesgo de miopía en los monos rhesus. Más uno 10, e0127863
■■Wiggins NP, Daum KM (1991) Malestar visual y errores refractivos astigmáticos en el uso de VDT. Asociación J Am Optom 62, 680–4
■■Wiggins NP, Daum KM, Snyder CA (1992) Efectos del astigmatismo residual en el uso de lentes de contacto sobre la incomodidad visual en el uso de VDT. Asociación J Am Optom 63, 177–81
■■Wong KKW, Wan WY, Kaye SB (2002) Parpadeo y funcionamiento: cognición versus visión. Br J Oftalmol 86, 479